BOXEO INTERNACIONAL

CMB: boxeo “sucio”

El Consejo Mundial de Boxeo no le quitó la corona al mexicano Oscar Valdez ni abajo ni arriba del ring, por permitirle pelear con doping positivo y luego favorecerlo en las tarjetas ante Conceicao.

Por GUSTAVO NIGRELLI (especial para A LA VERA DEL RING)

Histórico e inédito. Gracias a los oficios del CMB, que permitió la pelea, el púgil mexicano Oscar Valdez se convirtió el viernes pasado en el primer atleta de todos los tiempos en deporte alguno, en competir con un doping positivo previo, tal como se anticipó en la columna “Borrar con el codo”.

¿Alguien conoce un caso similar? Valdez fue encontrado positivo de fentermina hace un mes, y pese a todo, el CMB -organismo de extracción mexicana- le permitió actual igual. Sí; el CMB, el que se llena la boca encabezando luchas contra el doping con su Programa denominado “Boxeo Limpio”. ¿Para qué efectúa ese circo de los controles previos si después no se respetará el resultado, o todo dependerá de quién sea el infractor?

Pero no quedó allí la cosa. Valdez expuso su faja superpluma del organismo en Tucson, Arizona, el viernes pasado ante el brasileño Robson Conceicao, y pese a que éste –vencedor suyo en el amateurismo- lo dominó claramente, le dieron la pelea al azteca ¡en fallo unánime!

Es más; una de las tarjetas (Stephen Bea) dio ¡117-110! Insólito. Al punto que el propio juez luego escribió una carta disculpándose -y justificándose-, que al decir de sus argumentos hubiese sido mejor no haberla escrito, porque se delata más ya que sigue viendo ganador al mexicano, aunque “por menos diferencia”. Los otros dos jueces también dieron para el azteca (115-112 ambos), cuando la pelea fue exactamente al revés.

Pero no es cuestión de teorizar ahora queriendo absolutizar criterios que sabemos son “opinables” en boxeo, aunque en una pelea donde hubo poca fricción corta -sin cabezazos, ni codazos- ya que el brasileño no la permitió, las huellas en el rostro de Valdez hablaban por sí mismas. Antes de subirse al ring no las tenía y difícil que se las haya provocado el Espíritu Santo.
Sin embargo, lo más canallesco fue el descuento de un punto fantasma que el sinvergüenza del árbitro Tony Zaino le aplicó en el 9º al brasileño, cuando en un clinch Conceicao palmeó apenas la nuca del campeón, en gesto habitual entre boxeadores para avisar que se separen. Eso bastó para que el réferi lo sancionara, y así darles más armas a los jueces para que “hagan su trabajo” por si las necesitaban.

Claro; después de haberse jugado tanto el CMB, exponiendo su ya casi nulo prestigio avalando un doping positivo para su boxeador, ¿va a conceder entregarle la corona en las tarjetas a un brasileño así como así? Minga Pirulo.

La carta de Bea parece una burla. No se ha escuchado ni leído autocrítica alguna ni disculpas del CMB, que tampoco serían aceptadas, porque su accionar fue doloso desde el vamos.

CMB y AMB últimamente se pelean por corromperse, pero la AMB al menos, con el escándalo del venezolano Gabriel Maestre ante Mykal Fox, al menos quiso redimirse anulando el resultado del combate declarándolo sin decisión, algo que no pudo (sería una situación fatídica además de inédita, con consecuencias incalculables). Sí al menos le sacó la corona welter interina a Maestre.

El CMB era otrora un organismo ejemplar, de vanguardia, considerado el mejor de todos. Hoy se quedó en teorías erróneas y lecciones de moral que no es capaz poner en práctica, u honrar de la forma más básica de todas: cumpliendo sus reglamentos y siendo simplemente honestos con lo que pasa arriba del ring, imparcialmente.

Lo más popular

Arriba